Luego de permanecer tres meses en coma tras someterse a una triple cirugía estética en abril, una mujer, de 34 años, falleció en un hospital de España.

De acuerdo a medios locales, Silvia Idalia Serrano se realizó la operación en una clínica privada identificada como VOT perteneciente al Centro Europeo Médico Estético, en Madrid.

La mujer solo quería una reducción de senos, sin embargo, la clínica le ofreció «tres en uno».

«Reducimos mamas, quitamos grasa y transmitimos esa grasa al glúteo a un módico precio», contó su pareja Daniel Poyato al diario ABC.

La pareja de Silvia contó al medio antes citado que al día siguiente de la cirugía ella fue dada de alta, pese a que se quejaba de fuertes dolores tras ser sometida a la reducción de pecho, liposucción en flancos y abdomen, y transferencia de la grasas a los glúteos.

«Pasó muy mala noche», señaló el hombre quien además señaló la clínica les dijo que eso era «normal».

Seis días después, el lugar donde se operó le realizó análisis de sangre y determinó que todo estaba normal.

Sin embargo, Silvia al día siguiente fue ingresada al Hospital La Paz, de Madrid, debido a un shock séptico.

La paciente desarrollaba una infección multibacterial que le llevó a padecer una disfunción multiorgánica.

«Volvía a estar peor cada día. Hasta que anoche nos llamaron para comunicar que no iba a salir adelante», relataron los familiares al diario español.

La familia de Silvia señala que todo fue negligencia médica.

«Si la infección se hubiera detectado a tiempo, esto se podría haber evitado», dijo la cuñada de la mujer al ABC.

La familia de Silvia ya ha interpuesto una denuncia contra la clínica por presunto mal seguimiento postoperatorio.

Por su parte el centro médico negó las acusaciones.

«El procedimiento fue correcto, la recuperación fue normal y en ningún momento se detectó un cuadro infeccioso».

Según la clínica, Silvia «sufrió una complicación infecciosa denominada fascitis necrotizante que es ‘excepcional’ tras los procedimientos de cirugía plástica, y cuyas bacterias «no son de adquisición hospitalaria ni transmitidas a partir de personal o el entorno sanitario, sino procedentes de la microbiota (flora) de la paciente».

La hermana de la víctima, señaló que Lilian Carolina Gastélum Flores, de 37 años, fue atendida por el médico Alexander Leroy, y hubo irregularidades en la cirugía.

“Que por primera vez, si realmente son autoridades y tienen valor y familia, que hagan justicia, lamentablemente sabemos cómo actúa México, que no van a hacer nada y lo más seguro es que veamos al doctor operando a más personas”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *