El Río Bravo, quinto más largo de Estados Unidos se secó la ciudad de Albuquerque, Nuevo México, Estados Unidos, hecho que puso en peligro a los peces carpa chamizal.

Es la primera vez que esta sequía ocurre en 40 años, y aunque las lluvias trajeron agua al río, expertos advirtieron que la resquedad que se presenta en el norte del río significa que el suministro de agua será cada vez más escaso.

Por lo que las medidas de conservación podrían no ser lo suficiente para salvar al carpa chamizal y regar granjas, jardines y a los parques de la región.

Con una extensión de 3 mil 058 kilómetros, este río, también conocido como Río Grande y que cruza Colorado, Nuevo México, Texas y Norte de México, tiene carpa chamizales en apenas un 7 por ciento de lo que fue su hábitat tras más de cien años de construcciones de presas, canales y desvío de aguas.

Las autoridades se encargan de rescatar a los peces y trasladarlos a tramos del río por los que todavía hay agua cuando la zona en la que habitaban se secan, sin embargo, la tasa de supervivencia de un pez al ser rescatado es apenas del 5 por ciento, debido al estrés que representa la reubicación forzada.

El gobierno ha criado y liberado grandes cantidades de carpa chamizales a lo largo de los años.

Según la historia, una forma de hacer llegar el vital líquido al río, es traerla de embalses río arriba, pero este año Nuevo México no ha almacenado agua debido a una deuda con Texas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *